Cuando agonizaba el 2019 y el país se preparaba para recibir el nuevo año, el Gobierno expidió un decreto que tendrá sin lugar a dudas un alto impacto en muchos sectores.

Se trata de este decreto, fechado el 31 de diciembre de 2019, que ordena un recorte de $ 9 billones en todos los gastos del Gobierno. La norma no afecta lo que ya se había pagado, pero sí restringe la posibilidad de que las entidades del Estado utilicen ese dinero comprometiendo gastos futuros.

Los más afectados con esta liposucción en los gastos del Gobierno son los ministerios de Salud, al que se le recortan $ 2,7 billones; de Hacienda, con recortes de $ 1,6 billones, y el de Defensa, con recortes por $ 340.000 millones. Los ministerios de Agricultura, Educación e Interior tendrán que hacer un recorte cada uno de $ 100.000 millones.

Este apretón de cinturón de última hora le permitirá al Gobierno cumplir con las metas de déficit fiscal y lograr un Estado más estilizado y austero en el año que comienza.