Escuchen esta cifra: más de dieciocho mil millones de pesos le costó al Distrito el hurto del mobiliario urbano durante el último año. Canecas metálicas, contenedores de basura, tapas de alcantarilla y luminarias son las más apetecidas por los delincuentes.

El concejal Andrés Onzaga hizo las cuentas y encontró que más de nueve mil millones de pesos se han pagado por la reposición de luminarias; cinco mil millones, en canecas de basura: cada una cuesta, en promedio, $ 1.500.000 y tres mil millones en nuevas tapas de alcantarilla; cada una vale $ 700.000. El concejal llamó la atención por la falta de acción de las entidades distritales para combatir este delito.

Las localidades en las que más se roban el mobiliario son Puente Aranda y Rafael Uribe Uribe. ¿Y saben quién paga? Tú, Claudia, y tú, Jorge, y tú, y tú, y tú, y tú… Y yo también, por supuesto.