El Gobierno anunció las primeras medidas por irregularidades en el manejo de bienes en proceso de extinción de dominio.

La Sociedad de Activos Especiales (SAE), entidad encargada de administrar los bienes decomisados a los grupos delincuenciales, detectó que más de cuarenta y siete mil millones de pesos producto del arrendamiento y la comercialización de las propiedades no fueron entregados a la nación.

Una figura conocida como los depositarios, que se encarga de generar rendimientos con los bienes decomisados, tiene embolatada esa millonaria suma. Ante estos hallazgos, la presidenta de la SAE, Virginia Torres, removió a 410 de los depositarios; asimismo, la funcionaria le pidió a la Fiscalía investigar estas irregularidades, documentadas en más de cien denuncias.

¡No hay derecho! Cuatrocientos diez depositarios que, según se denuncia, ¡se quedaron con el dinero! ¡Qué horror!