Continúa la emergencia en el barrio Bella Flor, en la parte alta de Ciudad Bolívar. A 288 ascendió el número de órdenes de evacuación por el inminente riesgo de deslizamiento.

Aunque este martes el clima dio tregua, la montaña sigue cediendo, amenazando con llevarse a su paso las improvisadas casas construidas con madera y latas.

Le puede interesar: Esperanza Gómez habla en la Corte Constitucional sobre censura en su contra

Cuatro viviendas han colapsado, 11 han sido demolidas. Pese al riesgo sólo 11 familias han aceptado las ofertas del Distrito.

“Se les está ofertando tres meses de arriendo por parte del Idiger, más dos de hábitat y bonos alimentarios. No hay oferta de vivienda permanente”, aseguró Tatiana Piñeros, alcaldesa (e) de Ciudad Bolívar.

De otro lado, en el barrio Santa Ana, localidad de Usaquén, no se ha superado la emergencia, algunos sótanos y parqueaderos siguen bajo el barro con carros atrapados. Las labores de limpieza corren por cuenta de los habitantes.