Luego de evaluar los argumentos presentados por la Fiscalía General de la Nación, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá, condenó al exconcejal de Bogotá, Juan José Rodríguez Rico a siete años y seis meses de prisión, y lo declaró responsable del delito de interés indebido en la celebración de contratos.

La decisión avaló el recurso de apelación presentado por una fiscal de la Dirección Especializada contra la Corrupción y revocó una decisión de primera instancia que había absuelto al excabildante por su participación en el denominado ‘carrusel de la contratación en Bogotá.

Lea más: Curso de vida y nutrir en cuerpo y alma: primera dama en encuentro regional sobre atención a primera infancia

Las pruebas aportadas en juicio fueron determinantes para demostrar que el exconcejal intervino indebidamente ante el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para que fueran direccionados a un contratista específico, contratos de obra de la fase tres de TransMilenio, en la calle 26 y carrera décima, en el centro de la ciudad.

Adicionalmente, se evidenció que Rodríguez Rico, haciendo uso de su investidura y dignidad como concejal, favoreció el nombramiento de la directora del IDU para el periodo 2007 y 2010, Liliana Pardo, y de otros funcionarios de esa entidad que incidieron en las irregularidades de contratación.

Podría gustarle: Luis Díaz, primer colombiano en ser titular en una final de la Champions League

La Fiscalía demostró que el entonces concejal también realizó múltiples visitas al IDU y organizó reuniones entre contratistas y funcionarios para pactar los términos y beneficios que se concederían en las licitaciones públicas.

El fallo del Tribunal Superior de Bogotá, además de la pena de prisión, impuso al sentenciado una multa de 115,6 salarios mínimos mensuales legales vigentes e inhabilidad de ocho años y dos meses para ejercer cargos públicos.