El Retiro, exclusivo barrio del norte de Bogotá se convirtió en uno de los más peligrosos, los hurtos son pan de cada día, lo que obligó a los residentes a contratar de su bolsillo seguridad privada para patrullar las calles.

Los guardas motorizados, equipados con radio y celular, son los encargados de garantizar la seguridad de lunes a domingo en un cuadrante comprendido entre las calles 81 y 85 entre carrera 7 y 11.

Te puede interesar: “No me iré por nada del mundo ni pediré asilo político”: Karen Abudinen

Cifras oficiales revelan cómo ha crecido el hurto en la zona, mientras el año pasado se presentaron 193 casos (enero- agosto), este año la cifra superó los 490. Es decir, 2 personas son atracadas al día en este barrio.

El dispositivo de seguridad privada que arrancó este miércoles, no usa armas de fuego, está enlazado con el cuadrante de la Policía y en caso de sorprender en flagrancia a un delincuente lo detiene hasta que lleguen las autoridades.