Con miedo e incertidumbre han pasado las últimas horas decenas de familias en el barrio Tocaimita, localidad de Usme. La montaña se ha venido abajo llevándose a su paso varias viviendas informales construidas en la ladera.

Se calcula que hasta el momento 40 viviendas han resultado afectadas por el deslizamiento. La zona está acordonada y hay órdenes de evacuación.

Lea también: “Probablemente el COVID-19 conviva con nosotros mucho tiempo”: MinSalud

Las familias aseguran que no tienen a dónde ir y pese al riesgo inminente se niegan a abandonar las viviendas.

Por su parte, el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático IDIGER informó que se instaló un Puesto de Mando Unificado (PMU) en el sector para evaluar la situación y brindarle ayuda a los ciudadanos que se han visto afectados por los movimientos en masa que se han presentado en las últimas horas en este lugar.