El decreto publicado por el distrito restringe la comercialización y porte de elementos cortopunzantes en el espacio público, parques, en el sistema de transporte y en colegios.

Quienes sean sorprendidos por las autoridades serán sancionados con una multa que supera los 196.000 pesos.

Se exceptúan de la prohibición quienes demuestren que los elementos cortopunzantes hacen parte de su actividad profesional o educativa.

La medida entraría en vigencia el próximo lunes 8 de octubre.