Ante la llegada de las pruebas de antígeno al país para la detección del COVID-19, la evidencia científica disponible hasta el momento ha permitido considerar que este procedimiento, también permite detectar si una persona tiene o no el virus.

Sin embargo, la Secretaría Distrital de Salud explica que estas muestras solo deben ser tomadas a personas que tengan sintomatología relacionada con el virus y que además se encuentren dentro de los primeros 11 días, desde el inicio de síntomas, debido a que la carga viral, en el curso de la enfermedad descienden después de estos 11 días.

Le puede interesar: Así será el plan piloto para consumo de licor en los bares

Adicionalmente la carga viral es baja en individuos asintomáticos y por eso no se recomienda su uso en este grupo poblacional, pues puede arrojar falsos negativos.

“Sirven, insisto, para pacientes sintomáticos. En el paciente asintomático es altamente  probable que le dé negativo y una falsa percepción de que no tiene el virus”, explicó el  secretario de salud, Alejandro Gómez.

La toma de la muestra la deberá hacer solo personal de salud entrenado y certificado. Sin embargo, un bacteriólogo debe efectuar la lectura, interpretación y validación del resultado.

Entre tanto, la prueba RT-PCR o de diagnóstico, que se realiza a través de la obtención de secreciones respiratorias en las vías nasofaríngeas, sigue siendo la prueba de oro para la detección del virus, pues lo descubre directamente.

Publicidad

¿En qué consiste la prueba de antígeno?

Esta prueba para la COVID-19 detecta ciertas proteínas del virus y su presencia en el cuerpo.

Se usa un hisopo para tomar una muestra del fluido de la nariz o la garganta, y pueden dar resultados en minutos. Los elementos que estuvieron en contacto con el paciente deben ser manipulados y descartados, con estrictas medidas de bioseguridad.