Las ofertas laborales muy atractivas y las propuestas sentimentales a través de redes sociales son las modalidades más comunes en la trata de personas. Este delito se identifica como la tercera empresa criminal más grande del mundo, después del tráfico de drogas y armas.

En el Día Mundial contra el delito de la trata de personas y de acuerdo con la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en su Informe Global de Trata de Personas 2020, en el mundo hay 48.478 casos detectados en 135 países, afectando principalmente a niñas y mujeres en hechos relacionados con la explotación sexual y laboral.

 

Podría interesarle: Exclusivo CM& | Hallan 26 tumbas muiscas en obras de TransMilenio en Usme

 

Sin embargo, se estima que hay más de 20 millones de personas víctimas de trabajo forzado, catalogado como una forma de esclavitud moderna y convirtiendo este delito en la tercera empresa criminal más grande del mundo.

Por ello, desde el 2020, a través de la Ruta Integral de Atención a la Víctimas de Trata de Personas en Bogotá, la Secretaría de Gobierno ha brindado a 63 víctimas de este delito acompañamiento psicosocial, orientación jurídica, asistencia inmediata y servicios de alojamiento temporal, alimentación, atención en salud y transporte.

 

Le puede interesar: Fiscalía denuncia tortura a civiles en campamentos de la primera línea en Bogotá

 

De los casos atendidos, la explotación de la prostitución ajena es la más recurrente con el 51 %, seguida de la servidumbre con 9 %, matrimonio servil con 6 % y trabajos o servicios forzados con el 1 %. Además, el 91 % de las víctimas registradas corresponden a mujeres, constituyéndose el delito en una violencia basada en género.

“Todos nos debemos unir en contra de este delito. Cada caso que atendemos nos duele y nos indigna. La lucha contra la trata de personas en Bogotá es indeclinable, ratificamos el compromiso de seguir trabajando de manera incansable, desde las localidades, para prevenir el riesgo de que más ciudadanos sean víctimas de este flagelo”, indicó Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno.

 

Vea también: Exdirectivos de Odebrecht no serán juzgados por soborno de la Ruta del Sol

 

Los modus operandi más utilizados en la trata de personas en medio de la pandemia, son las ofertas laborales atractivas en el exterior y las propuestas sentimentales por las redes sociales.

Otros factores de riesgo identificados, especialmente en menores de edad, son el grooming (acoso sexual hecho por un adulto a un menor de edad por medios electrónicos), la sextorsión (amenaza de revelar información íntima sobre una víctima a no ser que ésta pague al extorsionista) y el ciberbullying (amenaza, acoso, humillación o abuso por otro niño o adolescente a través de Internet).

 

Conozca más: La variante lambda del COVID-19 es “más infecciosa” y podría neutralizar a las vacunas

 

Desde el Distrito se adelantan diferentes acciones y jornadas de información y pedagogía para que los ciudadanos puedan identificar los posibles casos de trata de personas, especialmente en lugares como la terminal de transportes, el aeropuerto, centros comerciales y lugares de entretenimiento nocturno, entre otros.

Finalidades de trata de personas

Explotación de la prostitución ajena: consiste en la comercialización de una persona como mercancía sexual. Las víctimas son utilizadas para la prostitución, el turismo sexual, la pornografía, o el cautiverio para el servicio sexual en grupos armados al margen de la ley.

 

Lea más: Alias ‘Gentil Duarte’ huye de operación militar en Caquetá, según el Ejército

 

Trabajos o servicios forzados: exigir a una persona bajo amenaza que trabaje en contra de su voluntad. Servidumbre: cuando una persona es sometida por el pago de una deuda o se le dan condiciones mínimas de subsistencia (alimentación, vivienda, ropa, entre otros) a cambio de trabajo.

Explotación de la mendicidad ajena: cuando la víctima es obligada a pedir dinero en contra de su voluntad y el tratante se lucra de esta actividad.
Matrimonio servil: Se da a través del vínculo conyugal que no tiene aprobación o voluntad de la víctima. En los matrimonios serviles, además de la situación de esclavitud, aislamiento y control, es común que se ejerza la violencia física, sexual y reproductiva.