El FC Seúl fue condenado a una multa récord de 100 millones de wons (74.000 euros) por haber colocado muñecas inflables o sexuales en las gradas de su estadio.

Así lo anunció la Liga de Fútbol Surcoreana, estimando que «ha humillado profundamente a sus hinchas femeninas».

El hecho se presentó durante un partido contra el Gwangju FC (ganado 1-0 por los locales), ya que los hinchas de carne y hueso no están autorizados a acudir a los partidos por la pandemia.

Algunas muñecas llevaban camisetas y pancartas con el logotipo de un vendedor de juguetes sexuales y su imagen dio la vuelta al mundo.

La K-League decidió infligir la mayor multa impuesta hasta ahora en sus 38 años de historia.

El club trató de argumentar que desconocía que se tratase de objetos sexuales, pero la K-League aseguró que «debería haber reconocido fácilmente su uso».

«La polémica alrededor de este incidente (…) ha humillado y dañado profundamente a las aficionadas de sexo femenino y ha atacado la integridad de la liga», añadió la liga en un comunicado.

El FC Seúl aceptó la sanción, presentó sus disculpas y prometió que no se volvería a repetir unos hechos como estos.

La K-League, el campeonato surcoreano de primera división, se reanudó el 8 de mayo sin público en los estadios.