Diciembre es un mes de festejo y algarabía para muchos, así haya sido un año acompañado por un virus pandémico y altos niveles de estrés. Motivos que no impiden en diferentes culturas la celebración con fuegos pirotécnicos sin conocer el daño que esto puede causar a los animales.

“Cuidar a los perros durante los estruendos, no sólo es un acto de amor, sino que además es una tarea que debemos tener como dueños responsables”, explicó a Infobae Melina Wajner, veterinaria especialista en clínica veterinaria general.

Añadió que “en el momento del festejo, lo mejor es que esté reunido con la familia y puedan brindarles su apoyo y contención, utilizando música agradable o simplemente buscando lugares con aislamiento sonoro”.

Infobae recopiló una serie de recomendaciones sobre las medidas de prevención que deben tomarse para disminuir el malestar de pequeños animales.

¿Qué sienten?

Debido a su sensibilidad auditiva, los ruidos fuertes pueden causarles a los animales pánico y provocar conductas no habituales como escapar sin rumbo y perderse, lastimarse, o lastimar a las personas.

Publicidad

Además, pueden padecer palpitaciones, taquicardia, jadeo, salivación, temblores, sensación de insuficiencia respiratoria, aturdimiento y pérdida del control, entre otros. Dependiendo de cada caso particular, se debe consultar al médico veterinario para considerar la utilización de sedantes prescritos, que evitarán momentáneamente estas situaciones.

La principal recomendación que hacen los expertos es ubicar a nuestros animales en un espacio donde estén cómodos, con sus juguetes habituales, comida, agua y algún sonido con el que estén familiarizados; y evitar arrojar pirotecnia cerca de los perros y gatos.

La veterinaria Fernanda Santana en Yerba Buena, Tucumán, aseveró: “La pirotecnia ruidosa como bombas de estruendo causan aumento de ansiedad, pánico y desorientación tanto en perros como en gatos debido a que ambos tienen más desarrollados la audición que los humanos.

Es importante cerrar bien puertas y ventanas para que no puedan escaparse, perderse y para que el ruido sea menos intenso. Lo ideal sería estar con ellos para distraerlos y acompañarlos pero muchas veces no es posible”.

¿Qué hacer?

Identificar a tu mascota por si acaso, cerrar bien tu casa o apartamento, dejar encendido música o televisión, dejar sus juguetes a mano y no medicar sin que un médico veterinario haya prescrito una droga específica para cada especie o raza.

“Durante el momento que se escuchen los fuegos artificiales, es importante que los dueños de las mascotas no los dejen al aire libre o en balcones sin protección, ya que pueden huir por miedo. Tampoco se debe tener atadas a las mascotas, dado que eso puede generarles mayor ansiedad y estrés. Otro consejo útil es distraerlos con alimentos y juegos para que no se den cuenta de lo que está sucediendo afuera y puedan concentrarse en algo que realmente les genere placer”, especificó Wajner.