El papa Francisco en la bendición Urbi et Orbi, hizo un llamado a la comunidad internacional para promover la vacuna contra la covid-19, además, resaltó cómo la pandemia ha afectado a los más vulnerables y pidió para vencer la mentalidad de la guerra.

El Domingo de Resurrección inició con la eucaristía del Domingo de Pascua, presidida por el papa Francisco en la basílica de San Pedro.

Acompañado de 24 cardenales, cuatro obispos y 150 personas, el Sumo Pontífice celebró la resurrección de Jesús.

 

Lea también: Reportan una masacre en Circasia, Quindío: cuatro personas asesinadas

 

Con la lectura del evangelio, proclamado en latín y griego, se recalcó que “Cristo ha resucitado, ha resucitado de verdad“. Posteriormente, el papa no realizó la homilía, decidió dejar esos minutos para la meditación y reflexión personal.

Urbi et Orbi:

Una vez finalizada la eucaristía, el Sumo Pontífice impartió la bendición Urbi et Orbi, resaltando la crisis social y económica que se vive a causa del coronavirus, especialmente para los más pobre, orando por los médicos y enfermeros, por el fin de la violencia y por el compromiso internacional con las vacunas.

Publicidad

“La pandemia todavía está en pleno curso, la crisis social y económica es muy grave, especialmente para los más pobres; y a pesar de todo —y es escandaloso— los conflictos armados no cesan y los arsenales militares se refuerzan. Este es el escándalo de hoy”, dijo el papa.

Continuó diciendo, “Jesús ha resucitado (…) no nos habla de ángeles o de fantasmas, sino de un hombre, un hombre de carne y hueso, con un rostro y un nombre: Jesús”.

 

Podría interesarle: Barranquilla extiende medidas para controlar contagios por COVID-19

 

Francisco prosiguió subrayando la esperanza para todos, especialmente para los que sufren a causa de la pandemia, para las personas que han perdido un ser querido e hizo un llamado a toda la comunidad internacional para que todos reciban las vacunas.

“En el espíritu de un “internacionalismo de las vacunas”, insto a toda la comunidad internacional a un compromiso común para superar los retrasos en su distribución y para promover su reparto, especialmente en los países más pobres”, indicó el papa.

 

Lea también: Capturan presuntos responsables de homicidios en Sucre, Cauca y Valle del Cauca

 

El Sumo Pontífice también rezó por las personas que están viviendo los conflictos de la guerra, por el terrorismo y las víctimas de las minas antipersonas.

Pidió, especialmente por Haití “al querido pueblo haitiano se dirige en este día mi pensamiento y mi aliento, para que no se vea abrumado por las dificultades, sino que mire al futuro con confianza y esperanza”.

De igual forma, oró por Siria, Yemen y Libia, “llamo a todas las partes involucradas a cesar el sufrimiento de estos pueblos y a permitir que los pueblos devastados por la guerra vivan en paz”, dijo el papa.

 

 

Conozca más: El papa visita a las personas sin hogar que se vacunan en el Vaticano

 

Así como realizó el viacrucis con y de los niños, pidió por los jóvenes quienes se han visto afectados por la pandemia, “particularmente a los de Myanmar”.

A todos los jóvenes del mundo, “particularmente a los de Myanmar, que están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica, sabiendo que el odio sólo puede disiparse con el amor”, expresó Francisco.

 

Podría interesarle: Bogotá: Con pico y cédula, mayores de 70 años podrán vacunarse sin cita previa desde este domingo

 

El papa fue finalizando la oración pidiendo por “todas las restricciones a la libertad de culto y de religión en el mundo, sean eliminadas y que cada uno pueda rezar y alabar a Dios libremente”.

Y terminó la bendición diciendo:

“A la luz del Señor resucitado, nuestros sufrimientos se transfiguran. Donde había muerte ahora hay vida; donde había luto ahora hay consuelo. Al abrazar la Cruz, Jesús ha dado sentido a nuestros sufrimientos. Y ahora recemos para que los efectos beneficiosos de esta curación se extiendan a todo el mundo. ¡Feliz Pascua, serena y santa a todos!”