El gobierno de Joe Biden confirmó la caída de Aymán az Zahawirí, el terrorista más buscado en el mundo y quien era jefe de la organización terrorista Al Qaeda, en lo que Estados Unidos calificó como una “operación terrorista exitosa”.

Zahawirí asumió el comando de grupo insurgente tras la caída de Osama Bin Laden en 2011. El también cirujano egipcio cayó tras ser víctima de un ataque masivo con drones teledirigidos en Kabul, capital de Afganistán.

Entre otras operaciones, Zahawirí destaca por haber operado como la ‘mano derecha’ de Bin Laden en los ataques del 11 de septiembre de 2001 y otros atentados masivos alrededor del mundo.

Las primeras versiones de la muerte del terrorista empezaron a circular en horas de la tarde del domingo, pero la Casa Blanca retrasó el anuncio hasta confirmar el fallecimiento. Finalmente, la administración de Biden comunicó el lunes el hecho afirmando que Estados Unidos efectuó una “operación terrorista contra un blanco significativo” de Al Qaeda, en territorio afgano.

El comunicado también destacó que no hubo bajas civiles en la operación.

También puedes leer: Un hombre le disparó a una mujer en el cuello, pero la bala rebotó y lo mató a él

Vida y terrorismo

Az Zawahirí nació en El Cairo el 19 de junio de 1951 en el seno de una familia de clase media y dedicó su vida al terrorismo: fue también jefe de la organización terrorista Yihad-Islámica de su país de origen en 1979; a sus 14 años ya debutaba como insurgente de los ‘Los Hermanos Musulmanes’, grupo islamista radical.

En la década de los 80′, az Zawahirí emprendió rumbo a Afganistán para participar en las acciones guerrilleras de los muyahidines contra el gobierno de esa nación y sus aliados soviéticos; allí conoció a Bin Laden, del cual fue su mentor, médico y principal aliado.

Organismos secretos sospechan que estuvo involucrado en numerosos ataques terroristas contra Estados Unidos y otros países de occidente, incluidos los ataques a las embajadas de Kenia y Tanzania el 7 de agosto de 1998.

Junto a Bin Laden impulsó la oleada de atentados que sacudieron a Madrid y Londres en la década de los 2000′. Pese a que tenía varios apodos dentro de su regimen, el más conocido era ‘Doctor Muerte’ o ‘El Médico de la Muerte’.

Tras la muerte de su colega, la FBI lo colocó en el primer lugar de los más buscados del mundo, ofreciendo una recompensa de 25 millones de dólares por su captura.

“Se hizo justicia”

El mandatario Joe Biden calificó la caída de az Zawahirí como un “acto de justicia”, y recalcó que fue una acción coordinada por él.

“Se ha hecho justicia y este líder terrorista ya no existe. La gente de todo el mundo ya no tiene que temer a este asesino despiadado y decidido”, expresó Biden en principio “Estuvo profundamente involucrado en la planeación del 9/11 (11 de septiembre) (…) y asesinó a 2977 personas en suelo américano”, concluyó