Rusia y Estados Unidos se reunirán “la próxima semana” tras mantener este viernes conversaciones “francas” sobre la crisis en torno a Ucrania, en cuya frontera siguen concentradas fuerzas militares rusas.

La reunión del viernes en Ginebra entre los jefes de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, y estadounidense, Antony Blinken, es la última de una serie de iniciativas diplomáticas que empezaron con dos conversaciones telefónicas entre Vladimir Putin y Joe Biden en diciembre.

Le puede interesar: ¿Se renegociarán contratos de TransMilenio? El 20 de febrero se conocerá la decisión

Aunque el tono fue “franco y sustancial”, según Blinken, también sirvió para rebajar tensiones tras semanas de escalada verbal.

Serguéi Lavrov señaló haber acordado con el secretario de Estado estadounidense “un diálogo razonable” para “calmar las emociones” tras algo menos de dos horas de reunión.

Washington cree que la perspectiva de una incursión militar rusa en Ucrania era cada vez más probable, con decenas de miles de tropas desplegadas desde hace semanas cerca de su vecino prooccidental.

Te puede interesar: Estos fueron los bienes adquiridos por Mauricio Leal, algunos se pagaron en efectivo

El jefe de la diplomacia estadounidense pidió a Rusia que demuestre que no tiene intención de invadir a su vecino y “una muy buena manera para empezar sería desescalando, haciendo retroceder esas fuerzas en la frontera de Ucrania”, dijo Blinken.

El Kremlin niega cualquier intención bélica, pero condiciona la desescalada a la firma de tratados que garanticen la no expansión de la OTAN y la retirada de la Alianza de Europa del Este.