Estados Unidos interpretó este domingo el nombramiento de un nuevo general ruso para coordinar la guerra en Ucrania como una señal de que están por venir más “atrocidades” y actos de “brutalidad” contra civiles ucranianos.

Altos cargos de la Casa Blanca reaccionaron así a la llegada al mando de la ofensiva rusa de Alexandr Dvórnikov, curtido en la guerra de Siria y actual jefe del distrito militar del sur, que incluye la anexionada península ucraniana de Crimea.

Este general, en particular, tiene un historial que incluye brutalidad contra civiles en otros escenarios, en Siria, y podemos esperar más de lo mismo en este escenario”, dijo Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

En una entrevista con la cadena televisiva CNN, Sullivan pronosticó que Dvórnikov “será otro autor más de crímenes y brutalidad contra civiles ucranianos”.