Durante un juego de “verdad o se atreve”, un joven confesó que había matado a su abuela, un hecho que guardaba como secreto.

En 2018, el Servicio de Bomberos y Rescate de Lancashire (Inglaterra) acudió a la vivienda de Mary Gregory, mamá del padrastro del joven Tiernan Darnton de 21 años de edad, ya que su casa se estaba quemando.

Lea también: Piden investigar al magistrado Jorge Eliécer Mola por fallo en caso AMBUQ EPS-S

Tras el incendio, la mujer fue llevada al hospital, sin embargo murió cuatro días después, por lo cual, las autoridades abrieron una investigación para esclarecer los hechos. De esta manera, determinaron que el fuego en la residencia de Gregory se habría originado por un cigarrillo, descartando así la posibilidad de que un tercero incendiara la casa.

A pesar de ello, la Policía reabrió el caso, luego de que Darnton confesara que en un juego había incendiado una cortina en una casa. “Tengo un secreto que no he contado a nadie. Puede que haya matado a alguien”, dijo el joven.

Lea más: Organizador de vuelo que causó la muerte de Emiliano Sala es condenado a 18 meses de prisión

Las autoridades encontraron que en las búsquedas de internet de Darton tenía “soy un asesino”, “urge a matar de nuevo”, “soy un monstruo y voy al infierno” o “asesinato de menores de 18 años”. Además, hallaron dibujos donde el joven delineaba el plano de la casa de Gregory y que incluían etiquetas como “buen escondite” o “salida rápida”.

Por lo tanto, Darton fue detenido y durante el juicio aseguró haberse sentido “poderoso” después del suceso; asimismo, confesó que había matado al conserje de la escuela a la que asistía.

Vea más: China y EE. UU., en “estrecho contacto” para reunión virtual entre Xi y Biden

Tras escuchar esas declaraciones, el padrastro del joven tuvo que salir corriendo del juicio y por su parte, Darton fue condenado por el asesinato de Gregory de 94 años.