El presidente de Estados Unidos, Donald Trump declaró, en la tarde de este viernes, la emergencia nacional para frenar la propagación del coronavirus en Estados Unidos, lo que en la práctica le permite movilizar hasta 50 mil millones de dólares adicionales para estados y municipios.

El mandatario anunció la medida en una rueda de prensa desde los jardines de la Casa Blanca, en plena escalada de la pandemia en todo el mundo y con el número de casos de contagio en aumento en gran parte del país.

La mayor parte de colegios y universidades están cerrados, varias competiciones deportivas suspendidas, actividades culturales canceladas y millones de personas trabajando desde casa.

La declaración de emergencia por motivos de salud es una medida excepcional, y esta es la segunda vez que ocurre en los últimos 60 años, debido a un brote infeccioso. La anterior fue decretar por el entonces presidente Bill Clinton en el año 2000 para enfrentar un peligroso brote del virus del Nilo Occidental.

Esta medida se suma a la decisión de Trump de prohibir todos los vuelos provenientes de Europa a Estados Unidos, que entre en vigencia a partir de esta media noche.

En Estados Unidos ya hay 1.700 casos de contagio confirmados y 41 muertes, en una población de más de 327 millones de personas.