“Es la primera vez que lo veo”. Esto fue lo que declaró Michael Narvey, un pediatra canadiense, al detectar una anomalía prenatal: una mujer en embarazo cuyo feto crecía en su hígado.

Se trató de un extraño caso de embarazo ectópico, en el que ‘un óvulo fertilizado se implanta y crece fuera de la cavidad principal del útero’. Entre otras complicaciones, estos embarazos provocan síntomas como sangrado vaginal, dolor pélvico y abdominal.

El caso fue detectado en el Instituto de Investigación del Hospital Infantil de Manitoba (Canadá).

Aunque el embarazo fue descrito por primera vez en 2012, el médico Narvey lo hizo público por medio de un video en su cuente de Tik Tok. El clip cuenta con más de 7 millones de visualizaciones.

También puedes leer: El número de muertos por el supertifón Rai sube a por lo menos 208 en Filipinas

Relato de la paciente

En su video, Michael Narvey cuenta que la mujer, de 33 años, llegó a la clínica tras experimentar un sangrado menstrual durante 14 días consecutivos, además de haber pasado 49 días desde su última menstruación.

Por medio de una ecografía, se confirmó que, dentro su hígado, había un bebé. El clip publicado muestra una captura del diagnóstico ultrasonido, señalando al feto.

En otro vídeo, el pediatra explicó como es un embarazo ectópico normal.

Según explica Narvey, el óvulo fecundado, cuando crece, acaba atascado en las trompas de falopio. Sin embargo, rara vez el embrión termina incrustándose en la pared abdominal, o el el hígado.

La anomalía puede presentar un enorme riesgo, tanto para la madre como para el paciente, ya que el feto no puede desarrollarse de manera adecuada. A pesar de que la paciente sobrevivió, los médicos no pudieron rescatar a su hijo no nacido.