Un delincuente se acercó hasta la ventanilla del auto en una clara intención de amedrentar al conductor, un ingeniero electrónico de 54 años de edad.

Sin embargo, el ladrón no contaba con que, al momento en que la puerta delantera del auto se abrió, el sujeto que estaba allí adentro le disparó al hampón en su pecho, cuya impacto de bala lo asesinó de forma instantánea. Luego el sujeto cerró la puerta del vehículo como si nada, encendió el coche y se fue a trabajar, según le confirmaron fuentes del caso a Infobae.

El caso tuvo lugar en San Justo, una localidad argentina ubicada en la cabecera del partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires.

El ingeniero, que protagonizó el caso de justicia por cuenta propia, quedó en libertad luego de que un fiscal del caso consideró que el hombre actuó en legítima defensa.

Por otro lado, se conoció que el sujeto habría contado con el permiso que le autoriza para portar armas.

Entre tanto, el delincuente abatido tenía 19 años y contaba con antecedentes penales.

También puedes leer: Restos de cohete chino que flotaban descontrolados en el espacio impactaron en el Océano Pacífico

Según confirmó Infobae, el caso ocurrió este jueves sobre las 7 de la mañana. El profesional actuó con suma cautela al enterarse que el delincuente pretendía robarle su auto: abrió la puerta del vehículo sin alertarse y ya con el arma desenfundada se dispuso inmediatamente a dispararle al delincuente, quien vestía camiseta blanca.

Ya con el sujeto en el suelo y acribillado, el ingeniero corrió con lo que parecía ser el arma que llevaba y que estaba junto al cuerpo. Luego, y aunque la imagen no lo muestra, se retiró del lugar, según informó Infobae tras acceder a fuentes del expediente. El delincuente dado de baja fue identificado como Ulises Leonel Camacho Luque.

Un vecino del sector llamó a la Policía para reportar la presencia del cadáver a la intemperie, donde acudieron y abrieron una investigación.