“Jack off club” es un término que, en su lengua nativa, sirve para describir sensaciones sexuales masculinas. En español, su etimología está ligada a los llamados “clubes de masturbación” para hombres.

A estos espacios acuden los varones para estimular su sexualidad, ya sea a través de la autosatisfacción sexual o mediante acto compartido. Al margen de la orientación sexual de quienes asisten o las historias que se cuentan, estos clubes empiezan a tomar fuerza alrededor del mundo.

De acuerdo con lo que documenta Infobae, en el mundo entero hay reportes contrastados de 25 establecimientos de “Jack off club” entre Estados Unidos, Australia y Canadá, y otros países.

El país norteamericano cuenta con 18 espacios que abordan esta temática, Australia y Canadá cuentan, cada uno, con dos de estos sitios. Reino Unido también se suma a esta selecta lista con un club, mientras que el más reciente fue inaugurado en Madrid (España).

También puedes leer: Gobierno de España elimina la mascarilla obligatoria en casi todos los interiores

“Un sitio para todas las orientaciones sexuales”

Estudios de campo indican que, pese a que estos clubes se autoproclaman como homosexuales, miembros de la comunidad que acuden a estos sitios señalan que existe un número importante de heterosexuales.

Sin embargo, tampoco existan preguntas que contrasten una orientación sexual claramente definida a quienes hacen presencia en los “Jack off club”. 

Nacho G., quién es el dueño del club recientemente mencionado en Madrid, le dijo al diario El País que su club “no es necesariamente homosexual”.

Conozca más: Impactante milagro: Mujer sobrevivió cuando cayó bajo un tren tras desmayarse por una hipotensión

Los precios y reglas

Infobae menciona que los costos para ser socio de estos clubes varían, dependiendo del país y también de la ciudad.

Las llamadas membresías pueden adquirirse desde los $20 dólares mensuales (aprox. $75 mil pesos) hasta los $235 por año ($880 mil peso).

En el caso específico del club español, la página oficial indica los precios van desde los € 3 euros ($12 mil pesos) a los € 5 por evento ($20 mil pesos), según recolecta el diario El País. 

Finalmente, la gran mayoría de clubes coinciden en que dentro de su itinerario de normas y reglas está constatado:

  • “No lips under the hips: Está prohibido el sexo oral.
  • “Nothing goes inside anybody’s anything”:  Está prohibido el sexo anal.
  • Colores como límites: Dentro de los clubes, los clientes usan pulseras como indicadores. En el caso de la versión española; si la pulsera es roja, significa: “no toques mi pene”. Si es verde, significa: “puedes tocar mi pene sin preguntar primero”.