Un hombre regresó el miércoles por la tarde de un viaje y encontró a un perro que todavía atacaba a su esposa muerta, Marina Verriest, en su casa de Long Island, en Nueva York.

Según Daily Mail, el pitbull había pertenecido a su hijastro, quien había muerto en un accidente de moto tan solo dos semanas antes, dejando al perro a su cuidado.

El canino de siete años se abalanzó contra la madre de su dueño muerto, mutilándola hasta la muerte un tiempo antes de que el esposo llegara a su casa en Terrace Court, ubicada en la aldea de Albertson.

El esposo de Verriest regresó y encontró a su perro arrastrando el cuerpo de su esposa por el patio trasero.

“La escena fue bastante horrible, no sabemos a qué hora ocurrió el ataque”, dijo el comisionado de policía Patrick Ryder a The New York Post, y que continúo describiendo el instante: “Obviamente había mucha mutilación en la cara de las piernas del cuerpo”.

También puedes leer: Padres le enseñaron a disparar a su hijo de 6 años y este mató a su hermana pequeña

El perro cargó contra los oficiales cuando llegaron a la escena y atacó a uno de ellos, quien lo mató a tiros. Fue un veterano de 15 años de trayectoria quien le disparó al perro, al cual mutiló después de comerse parte del cuerpo de la mujer. Se dice que el oficial quedó traumatizado tras la escena y fue referido para tratamiento psicológico.

La Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales (SPCA) del condado de Nassau dijo no hubo incidentes previos que involucraran al perro. La policía cree que el perro había estado viviendo con la familia durante toda su vida.

“No sabemos qué hizo que el perro se volviera o por qué el perro se volvió contra la mujer”, dijo. “No había habido llamadas domésticas previas a la casa o llamadas relacionadas con el perro”.