Una empleada de una gasolinera se defendió del acoso sexual que le sometía un hombre en una cafetería ubicada cerca al lugar donde trabaja, en Porto Alegre (Brasil).

Imágenes de una cámara de seguridad del local muestran el momento en que el sujeto le pone la mano en la entrepierna, y ella de inmediato reacciona propinándole bofetadas y puñetazos al acosador, a tal punto que lo expulsa del establecimiento.

Durante su defensa, la mujer logra derribar dos veces al sujeto y continúa golpeándolo con palmadas en la espalda y cabeza, lo que hace que el abusador se intimide y salga corriendo del local.

También puedes leer: Drogó a su marido, lo apuñaló, le corto sus partes con una motosierra y las cocinó: crimen sería por “celos”

Según el diario Globo, citando fuentes de información de las investigaciones, el hombre registrado en las cámaras cometiendo acoso es un cliente de la gasolinera, tiene 25 años y conocía a la víctima por frecuentar el establecimiento.
Esa mañana, sin embargo, le había pedido contacto al joven de 22 años, quien ignoró la solicitud. Posteriormente, regresó y, como se puede ver en las imágenes, toca y aprieta las “partes íntimas” de la mujer, según la delegada Cristiane Ramos.
La Policía señala que la reacción de la mujer fue en defensa propia. Al cliente de la gasolinera se le abrirá una investigación por acoso sexual, delito cuya pena varía de uno a cinco años de prisión en Brasil.