El pasado 18 de enero se conoció que la concejala de Cartagena, Gloria Isabel Estrada, no aceptó los cargos que la acusaban de tráfico de estupefacientes.

Su captura se produjo el 14 de enero. Gloria fue interceptada junto a otras personas que se movilizaban en una camioneta dentro de la ciudad, cuando agentes de movilidad detuvieron el vehículo en un retén.

En la pesquisa, se encontró ‘lo que podría ser un kilo de clorhidrato de cocaína’, un arma de fuego con salvoconducto y 8 millones de pesos en efectivo, según reveló Nicolás Zapata, comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena.

El carro, según las autoridades, estaba marcado en su carcasa con el nombre de Lidio García, candidato a la lista del Senado por el Partido Liberal.

Conozca más: Corte tumba el Plan de Manejo Ambiental de la ANLA para aspersiones con glifosato

Intentaron sobornar con plata a la policía

En la segunda audiencia que se le adelanta a Gloria Estrada, la Policía reveló detalles de la captura.

Según el ente acusador, los pasajeros que iban en la camioneta y los policías que hicieron el retén, se dirigieron a una bomba de gasolina.

Allí, Gloria Estrada y los acompañantes intentaron sobornar con 100 millones de pesos a los agentes de tránsito que hicieron la pesquisa.

Del mismo modo, se conoció que la presidenta al Consejo de Cartagena rompió su derecho al silencio: fue entrevistada por su abogado y se convirtió en testigo del caso.

La concejala no aceptó ninguna de las acusaciones, argumentando que ‘no sabía que la droga se encontraba en el vehículo donde se movilizaba’.