Por: AFP Agence France-Presse

El gobierno de Venezuela denunció este jueves la “destrucción” de la empresa estatal venezolana de fertilizantes ‘Monómeros’, ubicada en Colombia, tras retomar su control luego de tres años en poder del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

Monómeros es “hoy es un cementerio de ruinas, devastada totalmente, con una capacidad de producción al cero por ciento”, señaló Tareck El Aissami, ministro de Petróleo del gobierno de Nicolás Maduro, durante una rueda de prensa en Caracas.

Todo, absolutamente todo, ha sido destruido, recalcó, al mostrar imágenes en la televisión estatal en las que se veían válvulas oxidadas, galpones deteriorados y patios de almacenamiento “colapsados”.

Este lunes 19 de septiembre el gobierno del presidente Gustavo Petro entregó el control de Monómeros al gobierno de Maduro tras el restablecimiento de las relaciones entre ambos países, rotas desde 2019 luego que el entonces presidente de Colombia, Iván Duque, reconociera a Guaidó como mandatario interino de Venezuela.

Desde el martes, “tenemos el control total y absoluto de la planta Monómeros en manos de sus legítimos accionistas que no es otra que Pequiven”, apuntó El Aissami, en alusión a la petroquímica estatal venezolana dueña de Monómeros.

También puedes leer: “En riesgo la especie humana”: Las propuestas de Petro ante la ONU para salvar el Amazonas

¿Qué es Monómeros?

La petroquímica Monómeros, que fue adquirida por Venezuela en 2006 durante el mandato del fallecido expresidente Hugo Chávez, aportaba el 37% de insumos destinados a la producción agrícola en Colombia.

Tras la reelección de Maduro en 2018, cuestionada por la oposición y parte de la comunidad internacional, se reconoció en febrero de 2019 al líder parlamentario Guaidó como presidente encargado, y desde Colombia se entregó el control de la empresa al opositor.

El Aissami señaló a Guaidó, a su mentor, Leopoldo López, y al expresidente Duque como responsables de la “devastación” de Monómeros.

Indicó que por el hecho han sido solicitados con alerta roja de Interpol 23 de los directivos nombrados por Guaidó que “usurparon” funciones y son señalados por una “trama de corrupción” en Monómeros.

Se les acusa de un complot para buscar la quiebra y rematar la firma. En 2021, el sindicato de la compañía denunció un contrato, anulado después del escándalo, para traspasar 60% de las utilidades a una empresa privada panameña, así como pagos por “asesorías” que tildó de “innecesarias”.

Acusan a Iván Duque de la “devastación” de Monómeros, multinacional en Colombia que controlaba Guaidó