Una alarmante radiografía sobre el sistema de salud elaboró la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, que detectó serias irregularidades, que enredan a políticos, contratistas y hasta médicos.

El monto de dinero comprometido del sector en actos de corrupción es de 1,2 billones de pesos, una cifra con la que se podría pagar un año de la nómina de entidades como la Procuraduría.

Le puede interesar: “No renunció, lo tumbamos”, Concejal sobre la salida de Juan Diego Flórez, gerente general de Emcali

El rastreo de la Fiscalía identificó 4 factores principales con los que se está perdiendo el dinero de la salud.

Pacientes fantasmas

Uno de los modelos que compromete más recursos de la salud es el de los pacientes fantasmas.

“Pacientes que fueron atendidos con enfermedades de alto costos. Reconociendo pagos altísimos”, explicó el director de la Unidad Anticorrupción, Alirio Calderón.

Corrupción en las EPS

La contratación en las EPS también está en la mira de la Fiscalía al detectar que muchos de los sobrecostos en el sistema están derivados, por el pago de coimas.

“Contrato al amigo o al contratista que me ofrece una dádiva a cambio, aprovechando el sistema de contratación, y se generan sobrecostos que salen de las partidas presupuestales”, explicó.

Otra irregularidad en las EPS que investiga la Fiscalía es el pago de dinero a funcionarios de la Superintendencia de salud.

Irregularidades con el SOAT

Otro de los factores que desangra lentamente al sistema es el cobro por accidentes de tránsito con el SOAT, algunos de ellos registrados de forma fraudulenta.

Los focos de corrupción en la salud fueron detectados en Bogotá, Bolívar, Atlántico, Antioquia, Valle del Cauca, Córdoba, Sucre, Cauca y La Guajira.