Las labores investigativas realizadas, la revisión detallada de las cámaras de video vigilancia y el trabajo de asociación de casos realizado con el sistema WATSON de la Fiscalía General de la Nación pusieron en evidencia a Juan David Sánchez Arango, quien sería un abusador sexual en serie denunciado por varias mujeres en Medellín (Antioquia).

Los reportes recibidos dan cuenta de tres ataques en los que se utilizó un taxi que, supuestamente, conducía el hoy procesado. Estos eventos sucedieron entre junio y septiembre de este año, en el oriente de la ciudad.

 

Lea más: Colombia llegó a 41 millones de dosis de vacunas anticovid aplicadas

 

Las víctimas indicaron que Sánchez las recogió y sin reparos se ofreció a transportarlas. En el camino, al parecer, bloqueó las puertas del vehículo con seguro, las intimidó con un cuchillo y, a dos de ellas, las accedió sexualmente. A una de las afectadas, de 22 años, le habría robado un bolso, un celular y un anillo de oro.

La tercera mujer que puso en conocimiento los hechos señaló que tomó el taxi en el barrio Santo Domingo Savio y terminó sometida en una zona despoblada del sector de Moravia. El conductor, presuntamente, la tocó e intentó agredirla; sin embargo, ante los gritos y las voces de auxilio la dejó abandonada en el lugar y escapó.

 

Lea además: Director de Bomberos se pronuncia por prórroga de un contrato vencido

 

Juan David Sánchez Arango fue capturado en Medellín y presentado ante un juez de control de garantías. Un fiscal del Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (CAIVAS) le imputó los delitos de acceso carnal violento en concurso homogéneo y sucesivo, acto sexual violento, y hurto calificado y agravado.

El hombre no aceptó los cargo y fue enviado a centro carcelario. El taxi fue afectado con medidas cautelares con fines de comiso.

 

Quizás le interese: Colombia quedó por fuera de la “lotería de visas” de EE. UU. para el año 2023

 

Las investigaciones dan cuenta de que el procesado estaría involucrado en otros nueve abusos sexuales contra mujeres, en zona rural de Copacabana (Antioquia). En estos casos habría utilizado una motocicleta para acercarse a las víctimas.