Al avalar las evidencias y el material probatorio presentado por la Fiscalía, el Juzgado Tercero Penal Municipal de Cali, impuso medida privativa de la libertad en centro carcelario contra James Fernando Chamorro Sarria, alias ‘JR’ y Miguel Ángel Mora Hoyos, alias ‘Mora’ quienes habrían participado en el atentado contra la contralora, María Fernanda Ayala Zapata y su conductor, el pasado 2 de septiembre.

Ese día, la funcionaria se trasladaba hacia su oficina en el vehículo oficial por el barrio Centenario de la capital vallecaucana, cuando alias ‘JR’, quien se movilizaba como parrillero en la moto conducida por alias ‘Mora’, al parecer desenfundó un arma y disparó contra la camioneta.

Mire también: Indígenas se quedan sin techo y se toman el Parque Nacional de Bogotá

Ayala Zapata y su conductor resultaron ilesos tras la rápida reacción de este último que aceleró el vehículo y logró sacarlo del sector.

Una vez conocido el hecho, la Seccional Cali designó un fiscal especializado y un grupo de Policía Judicial del CTI y la Sijín de la Policía Metropolitana de Cali, cuyo trabajo articulado permitió recopilar material probatorio, técnico y testimonial, que conllevó a la identificación de los hoy procesados como los posibles responsables.

Lea más: Padres denuncian que un policía asesinó a su hijo en medio de una requisa en Cali

Los investigadores analizaron, entre otros elementos, imágenes de 17 cámaras de seguridad del sector de donde salió la funcionaria para abordar el vehículo, hasta la llegada de los presuntos sicarios, el ataque armado y la ruta de escape que habrían utilizado.

Se evidenció entonces que los procesados habrían estado deambulando por el lugar a diferentes horas y momentos previos a la comisión del atentado.

Quizás le interese: Cárcel para tres implicados en intento de asalto a un banco en Cali

Este 28 de septiembre, funcionarios del CTI y la Policía hicieron efectivas las órdenes de captura en contra de alias ‘JR’ y alias ‘Mora’, durante operativos realizados en el barrio Alfonso Bonilla Aragón del distrito de Aguablanca, oriente de Cali.

Por estos hechos, el ente acusador les imputó cargos por los delitos de homicidio en grado de tentativa agravado en concurso con fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, accesorios, partes, o municiones agravado. Los procesados no aceptaron los cargos.