En las próximas horas, Carlos Mattos será llevado ante un juez de control de garantías para que sea legalizada su captura en Colombia, donde enfrenta dos procesos judiciales por el denominado caso Hyundai.

El primer proceso tiene que ver con hechos presuntamente cometidos en el 2015 y por los que le fueron imputados los delitos de cohecho por dar u ofrecer, utilización indebida de redes de comunicaciones, acceso abusivo de sistema informático agravado y daño informático agravado.

Lea también: Cámara archiva proyecto para regular el cannabis de uso adulto

El segundo proceso tiene que ver con hechos presuntamente cometidos en mayo de 2016 y enero de 2017, por los que se le imputó el delito de cohecho por dar u ofrecer. Sin embargo, la defensa de Mattos asegura que sólo podrá ser juzgado por dos de estos cinco delitos.

“Aprobaron la extradición, pero solo por el cohecho y el daño informático y eso debe ser respetado en Colombia. De no respetarse, eso puede afectar futuras extradiciones entre España y Colombia”, le dijo a Noticentro1 CM&, Iván Cancino, abogado de Mattos.

Podría leer: No hay pruebas de esclavitud: exmiembros de las Farc

La defensa de Mattos pedirá que le sea concedida la detención domiciliaria, teniendo en cuenta su avanzada edad y su deteriorado estado de salud.

Además, no descarta la opción de llevar a cabo un proceso de colaboración con la justicia si se respeta la condición de solo juzgarlo por dos de los delitos imputados. En los próximos días se fijarán las audiencias preparatorias de juicio.