Al fallar una tutela la Corte Constitucional lamentó que tres años después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ordenara al Estado colombiano adoptar medidas urgentes para mejorar las condiciones de los niños y niñas Wayú del departamento de La Guajira, estas aún no se estén implementando en su totalidad.

Indicó la corporación judicial que es evidente que persiste una grave crisis humanitaria causada, entre otros aspectos, “por la falta de abastecimiento de agua potable, la escasez de alimentos, el efímero servicio de salud y la falta de atención integral a los niños, niñas y adolescentes, madres lactantes y gestantes”.

Recordó el alto tribunal que la CIDH solicitó en 2015 al Gobierno “asegurar la disponibilidad, accesibilidad y calidad de los servicios de salud en las comunidades de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao, con un enfoque integral y culturalmente adecuado, para atender la desnutrición infantil y otras enfermedades prevenibles; tomar medidas para que las comunidades beneficiarias tengan acceso a agua potable de manera sostenible y suficiente para la subsistencia de niños, niñas y adolescentes; y tomar medidas para que las niñas, niños y adolescentes tengan alimentos en calidad y cantidad suficiente para satisfacer las necesidades con pertinencia cultural, establecer mecanismos idóneos para la identificación de casos de desnutrición y para una intervención inmediata”.

La Corte recordó que dicha situación ha cobrado la vida a un alto número de niños y niñas Wayú.

“La respuesta estatal ha sido insuficiente, de manera que es necesaria una articulación más vigorosa entre los distintos órganos que se encuentran obligados a satisfacer los derechos de los y las afectadas”, señaló la corporación judicial.