La Reforma Tributaria del gobierno Petro, que lleva por nombre Impuestos Saludables, propone gravar en un 10% las bebidas azucaradas y alimentos ultra procesados.

Colectivos de abogados que han apoyado estas iniciativas solicitan que el porcentaje tributario sea mayor.

Para los representantes de los empresarios en el país, la afectación de este impuesto será principalmente para emprendedores y tenderos.

Lea también: “Hay que examinar cómo se continúa teniendo en cuenta lo pactado”: ELN

Cajar afirma que en materia de salud pública, además del impuesto, es necesario que el gobierno llegue hasta las zonas más apartadas con opciones alimentarias.

La informalidad es otro de los riesgos que puede traer este tributo.

Este año por la situación inflacionaria el precio de productos como las gaseosas, refrescos, papas paquete, embutidos, entre otros que serán gravados, ya habían aumentado su precio en un 6%.