Un informe de la Fiscalía revela que solo el 24 % de los casos de falsos positivos terminaron en condena en la justicia ordinaria, lo que representa 1.282 militares sentenciados.

Los coroneles retirados Gabriel Rincón Amado y Robinsón Gonzales del Río son los oficiales con las condenas más altas por casos de falsos positivos, sentenciados a 46 y 37 años de prisión respectivamente en la justicia ordinaria.

Y aunque en la mayoría de esto casos ahora son investigados por la JEP, según datos de la Fiscalía, la entidad identificó a 5.286 militares implicados en casos de ejecuciones extrajudiciales, desde el año 1998 hasta 2014.

Sin embargo en más de 15 años hubo 1.282 condenas, es decir que solo se produjeron sentencias en el 24 % de los procesos.

Según los registros de la Fiscalía, la entidad entregó a la JEP los expedientes que vinculan a 19 generales con estos homicidios.