Quince años tuvieron que pasar para enviar a un hombre a la cárcel. El aprehendido contactó a una estructura criminal para solucionar un problema personal con su primo.

La Fiscalía General de la Nación logró la judicialización de un hombre que habría buscado solución a un supuesto problema familiar acudiendo a la intermediación de grupo un criminal que tenía injerencia en el suroccidente del país.

Lea más: Cali le da el ‘último adiós’ a Freddy Rincón, el Coloso de Buenaventura

Los hechos investigados ocurrieron en octubre de 2007, en la vereda El Rincón, en El Rosario (Nariño). El hoy procesado, al parecer, culpó a un primo de haber golpeado a su hija algo que su familiar nunca reconoció.

Ante esta negativa, el padre de la joven contactó a alias ‘Raúl’, el cabecilla de una estructura ilegal y le solicitó intervenir.

Conozca más: “La ‘eliminación’ de soldados ucranianos en Mariúpol acabaría negociaciones con Rusia”: Zelenski

De esta manera, varios integrantes del grupo armado, presuntamente, lo acompañaron a retener al posible responsable de la agresión, quien fue amordazado y trasladado a un sector conocido como El Matadero.

En este punto, el hombre fue intimidado con fusiles, golpeado y lanzado a un abismo, generándole fracturas en piernas y manos.

Lea también: “Desde el inicio de la guerra ha habido entre 2.500 y 3.000 soldados ucranianos muertos”: Zelenski

Posteriormente, le impusieron una cuota de dinero y le dieron un plazo para que admitiera haber golpeado a la hija de su primo. La víctima nunca aceptó ese señalamiento, y tuvo que abandonar la región en compañía de la familia.

En ese sentido, la persona que buscó apoyó ilícito de la organización criminal fue capturada en Popayán (Cauca). Un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos lo presentó ante un juez de control de garantías y le imputó los delitos de tortura y desplazamiento forzado.

El procesado recibió medida de aseguramiento en centro carcelario.