Con los enseres a la intemperie, así quedaron más de trescientas personas luego de ser desalojadas por permanecer desde hace varios meses en un terreno de invasión al oriente de Cali.

“Llevaba cinco meses viviendo acá; no teníamos donde vivir. Compramos ese lote esperando a ver si nos censaban o algo“, indicó Patricia Sinisterra, una de las personas desalojadas.

Vea más: Video: Roban carro en Bogotá con dos menores de edad abordo

Los lotes costaron entre $700 mil y $1’700.000, algunos decidieron prenderle fuego a lo que quedaba de sus viviendas durante el procedimiento y ahora solo esperan encontrar algún refugio.

“Esto es injusto y no se le debe hacer a un ser humano, hay madres cabeza de hogar con niños y en estado de embarazo. Jorge Iván Ospina ¿para dónde va a tirar toda esta gente? No quiero violencia, no quiero nada malo en Cali, porque ahora que hubo ese paro en Cali, yo cogí carretera para mi tierra”, resaltó Mariana Gaviria, otra habitante desalojada.

Podría leer: Juez ordenó enviar a la cárcel La Modelo a Carlos Mattos

“$800 mil invertí aquí y necesitamos que nos reubiquen urgente porque con hijos y sin donde vivir, cómo se va a mantener, buscando un techo y nada”, manifestó Diana Hurtado, ciudadana desalojada del sector.

Las autoridades explican que estos procedimientos se realizan para la recuperación del espacio público.

“Este lote está destinado a espacio público fue cedido para que se construyera un parque, la comunidad está solicitando que se construya la sede comunal, canchas y esa utilización del predio se estaba viendo interferida por la invasión”, indicó César Lemos, subsecretario de Servicio a la Justicia de Cali.

Conozca más: “Verdes al Pacto”: Camilo Romero se une a Gustavo Petro

“Este caso es particular, los tres sectores solicitaron su restitución, no solamente la municipalidad a través de Bienes y Servicios y el Grupo de Orden y Protección de Ecosistemas, sino también lo solicita el desarrollador del predio (sector privado) y la comunidad organizada (la junta de acción comunal), insistentemente y formalmente ante la inspectora solicitaron la restitución del predio”, añadió el subsecretario.

En este sitio del barrio Pizamos, oriente de Cali, había cerca de cien techos construidos, en su mayoría con latas, guadua y madera.