El ministro de Salud, Fernando Ruiz, explicó los aspectos generales del protocolo de bioseguridad para el regreso a las aulas de clase de diferentes niveles ante los miembros de la Comisión Sexta de la Cámara de Representantes.

Ruiz Gómez enfatizó en la importancia de seguir unos lineamientos con el fin de reactivar el sector educativo sin que se generen rebrotes.

“Según la literatura científica y técnica éste tiene unos impactos que deben tenerse en cuenta para poder dimensionar y tomar decisiones frente a lo que implica la necesidad del regreso a clases”, expresó.

Afectaciones a la salud

En primera instancia abordó cómo se ve afectada la salud física con el distanciamiento.

Publicidad

Sedentarismo, alteración de rutinas y hábitos del sueño, afectación del desarrollo cognitivo, son los principales impactos negativos en los niños y adolescentes, producto del confinamiento.

Además, el distanciamiento físico dificulta los vínculos y el contacto social.

“Según encuestas nacionales, el 88 % de los niños, niñas y adolescentes presentan signos relacionados con salud mental en el comportamiento”, indicó el ministro.

Medidas generales

La evidencia científica señala que existe en los niños una menor frecuencia de infección, menor intensidad en la presentación de los síntomas y una transmisión similar a la de los adultos, lo que conlleva a una “situación de dualidad muy compleja de manejar».

Instituciones

Las instituciones que atiendan menores de 2 a 5 años deben verificar que ellos cumplan con el esquema de vacunación.

Lea también: “El Esmad no incurre en excesos”: ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo

Además, se debe priorizar el trabajo individual, en parejas o grupos pequeños para minimizar la posibilidad de contacto físico.

Por otro lado, las instituciones de educación superior con residencia o alojamientos deben tener espacios de aislamiento para asegurar el distanciamiento y seguir el protocolo cuando se presenten casos.

Finalmente, el ministro dijo que se establecerá un flujo de comunicación y alertas entre las instituciones educativas y las secretarías de Salud y Educación de los entes territoriales, con el fin de que se cumplan los protocolos vigentes para la detección de casos.