Richard Steven Valdés Anacona de 31 años, se convirtió en la segunda víctima mortal tras el ataque a una comisión de restitución de tierra en Tuluá.

Este viernes, un Escuadrón Móvil de Carabineros fue emboscado por grupos armados al margen de la ley, durante una diligencia judicial del proceso de restitución de tierras.

 

Lea también: Un policía murió tras el ataque a una comisión de restitución de tierras en Tuluá

 

De acuerdo con el brigadier general Jesús Alejandro Barrera, director de la Dirección de Carabineros y de la Seguridad Rural de la Policía Nacional, el hecho ocurrió sobre las 2:40 de la tarde en el corregimiento de San Rafael en Tuluá, donde hombres atacaron con explosivos y ráfagas de fusil a los uniformados cuando regresaban a la cabecera municipal.

Los miembros de la fuerza pública, brindaban apoyo y cumplimiento a la solicitud de la Unidad Administrativa de Gestión de Restitución de Tierras despojadas del territorio del Valle. Este acto, dejó en su momento, un policía muerto y ocho heridos, de ellos, uno de gravedad, el patrullero Richard Valdés.

 

Lea más: Cárcel para policía por presunta participación en el crimen de un menor indígena en Caldas

 

Sin embargo, el director de la Policía, el general Jorge Luis Vargas informó que Valdés “luchó 15 horas por su vida”, pero, lamentablemente falleció este sábado.

Dos familias y la Policía Nacional de luto, dos vidas apagadas: nuestros patrulleros de Carabineros, Ricardo Álvarez y Richard Valdés, este último quien lucho 15 horas por su vida. Héroes vilmente asesinados tras ataque criminal con explosivos y disparos de fusil en Tuluá, Valle”, indicó Vargas.

 

Podría leer: Presidente Duque confirma la presencia de la variante Delta en el país

 

Según informa el alto funcionario de la Policía, Valdés llevaba en la institución ocho años y dejó “huérfano a un bebé de cuatro meses de nacido”.

Por su parte, la Gobernación del Valle del Cauca ofreció una recompensa de hasta $100 millones para identificar y dar captura a los responsables.