La isla de San Andrés enfrenta la peor crisis de su historia por la suspensión de todos los ingresos provenientes del turismo.

Más de 25 mil empleos se han perdido en medio de la pandemia y más de 200 establecimientos formales han cerrado sus puertas.

La situación es extremadamente critica para los más de 85 mil habitantes de San Andrés, el 90% de la actividad productiva depende del turismo y el comercio paralizado más de 5 meses.

Según cifras de la Cámara de Comercio se han perdido definitivamente 4.500 empleos formales. Si se suman los contratos suspendidos y los ingresos reducidos al salario mínimo, la cifra llega a 25 mil.

Vea la noticia completa en el video