El pasado lunes, desde la Fiscalía de Cundinamarca, se confirmó que en una operación con el Gaula se logró identificar y judicializar a tres policías que presuntamente exigirían dinero a personas supuestamente implicadas en delitos para no capturarlas.

Los patrulleros montaban retenes para frenar las “capturas”; los hombres exigían cuantiosas sumas de hasta cinco millones de pesos a cambio de no llevar a cabo las capturas.

Le puede interesar: Organización criminal conformada por una familia hizo millonario desfalco al Estado

“Se trata de los patrulleros Jesús Yoleanis Parra Carrillo, Iván Dario Mejía Díaz y Campo Segundo Escobar Jiménez, adscritos a la estación de Policía de Soacha, al parecer, los uniformados habrían aprovechado sus cargos para instalar falsos puestos de control“, confirmó la Fiscalía.

La investigación da cuenta que los tres funcionarios aprovechaban las horas de la noche para realizar las actividades ilícitas. Presuntamente, los uniformados contaban con la ayuda de personas que apoyaban falsas versiones que inculpaban a las personas que eran retenidas.

 “Los uniformados habrían aprovechado sus cargos para instalar falsos puestos de control donde se cree, capturaban a personas que estarían involucradas en delitos y los retenían hasta que accedían a pagar sumas que oscilaban entre los 5 y 12 millones de pesos“, aseguró el Ente.