Ya se los contábamos al comienzo de Noticias Uno, Medellín vivió este fin de semana una celebración bastante particular: los 25 años del Barrio fundado por Pablo Escobar.

Los habitantes de la zona tienen una imagen del tristemente célebre capo diferente a la de la mayoría de los colombianos.

La parroquia San Simón estuvo varios años cerrada…

“Que porque era hecha con dineros calientes la curia no dejaba abrirla…”

La construyó Pablo Escobar cuando ideó “Medellín sin tugurios”, un lugar que hoy 25 años después de inaugurado casi nadie conoce por su nombre sino por el del extinto capo…

En vez de vergüenza le guardan gratitud, no les importa que con el pretexto de su barrio se hayan lavado dineros, puesto y quitado políticos y ni siquiera que hoy 25 años después de entregadas las casas aún no tengan escrituras…

Publicidad

Un lugar lleno de  leyendas como la que habla de que el capo aun ronda por sus calles, o la del niño Jesús de Atocha, santo de la devoción de la madre de Escobar, que fue robado de su gruta y hoy regreso a la parroquia…

Para celebrar la misa con quienes probablemente ni siquiera conocieron los crímenes del mayor narcotraficante del mundo, pero le agradecen su casa…

“no hacemos apología pero eras bueno”

Una condición que casi nadie se atrevería a certificar…

Ni siquiera la curia, que después de años y muchas condiciones se decidió a abrir la iglesia, pero no con el nombre del niño Jesús de Atocha como quería el capo, sino con el nombre de parroquia de San Simón.