Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo, señalados cerebros del millonario descalabro de InterBolsa, que ocasionó la pérdida de más de $350 mil millones de inversores, fueron condenados a cinco años de cárcel y recibieron el beneficio de prisión domiciliaria, además de una multa de 100 salarios mínimos.

Jaramillo y Ortiz se encuentran desde 2015 en la cárcel La Picota en Bogotá. En febrero de 2016 aceptaron su responsabilidad en los delitos de estafa agravada, concierto para delinquir y manipulación fraudulenta de especies.

Según la Fiscalía, a través del Fondo Premium, domiciliado en Curazao, se manejaron de forma irregular los dineros que habían sido invertidos por 1206 personas en Colombia y había sido promocionado por la sociedad comisionista de bolsa InterBolsa.

El exvicefiscal Fancisco Sintura, que representa a un grupo de víctimas, señaló que respetan la decisión pero que consideran que la pena fue muy baja para la gravedad de los hechos.