A pesar de que el gobierno considera que con su coalición en el Congreso tiene suficientes votos para la aprobación del Acuerdo del Colón, no todos los partidos de la unidad están listos para el pupitrazo. El partido del vicepresidente es uno de ellos y el otro es el partido conservador santista, ambos quieren meterle la mano al texto.