El desaparecido ecuatoriano, según sus padres, es el hombre que fue identificado inicialmente por las autoridades colombianas como el guerrillero Julián Conrado.

se trata de un hombre de 38 años llamado Franklin Aisalia… Todo este fin de semana he estado hablando telefónicamente con su padre. El señor Guillermo Aisalia, asegura que su hijo no es guerrillero, que nunca se interesó en la política y que no sabe porqué estaba en el campamento de Raúl Reyes. De lo que sí está seguro es que el cadáver que ha visto por televisión es el de su hijo.

Publicidad

“Ya salió en las imágenes muy claras”

Esa es la seguridad que hoy tienen los Aisalia, de haber encontrado a su hijo Franklin, desaparecido desde hace un mes.

“Ah este es un calvario, parece una pesadilla niña”

Su padre, un chofer de bus, está convencido de que el cuerpo del supuesto guerrillero que trasladaron junto a Raúl Reyes es su hijo.

“Y el jueves santo, vimos ya claritas la imagen de él, no más, ya no hay duda prácticamente”

Aisalia, es el tercero de cuatro hijos de una humilde familia quiteña, vivía con sus padres, y trabajaba hace dos años en un taller de cerrajería. Y aunque le llegaban trabajos por fuera, nunca se ausentó más de una semana de su casa.

Su papá dice que era apolítico y que vivía dedicado al trabajo. Está semana llegará a Colombia junto con un fiscal para identificar el cuerpo que permanece en medicina legal.

“Es nuestra prioridad. Nuestra desesperación.

Don Guillermo no sabe qué hacía, el que cree es su hijo, en el campamento. “Ni idea. Me duele la cabeza, no encuentro una idea para decir nada. No se me viene nada a la mente”

Pero es claro en afirmar que actuarán para esclarecer los hechos.

“Esto tiene que llegar hasta las últimas consecuencias, las investigaciones y todo”

En medio de la desesperación don Guillermo espera comprobar su presentimiento para llevar de regreso a su hijo”