La deforestación de la Amazonía colombiana conformada por Putumayo, Caquetá, Guaviare, Vaupés, Amazonas, Guainía y los municipios de Piamonte y Santa Rosa (Cauca), se constituye en el más grave problema ambiental que afronta Colombia hoy.

El último barrido satelital elaborado por el Ideam da cuenta de la devastación de 16 hectáreas de bosques cada hora.

Según la directora del Ideam, Yolanda González, “esto demuestra que somos unos depredadores con el medio ambiente”.

Según González, “antes la Amazonía concentraba el 35 % de las zonas deforestadas y ahora concentra el 65 %”.

Los expertos consideran que lo que está sucediendo en la Amazonía es el más grave problema ambiental que tiene Colombia.

El exministro de Medio Ambiente, Manuel Rodríguez, dijo a CM& que definitivamente “estamos frente al mayor problema ambiental del país”.

La situación es especialmente crítica en puntos como el piedemonte de la Amazonía, donde los satélites del Ideam muestran gran afectación sobre un área comprendida por seis millones de hectáreas.

Los factores que más han incidido en esta devastación medioambiental son el apoderamiento de amplias zonas con fines agrícolas y ganaderos, la ausencia de control territorial por parte del Estado y por supuesto el auge de los cultivos ilícitos y la minería ilegal.

El problema es que de continuar esta tendencia llegará el día en que comience a escasear el agua.

Esta situación disparó las alarmas en el alto Gobierno, en particular en la Presidencia de la República y los Ministerios de Defensa y Medio Ambiente.

La recuperación de una zona deforestada necesita entre 50 y 60 años para que resurjan las especies de alto valor y la fauna.