Hubo rotación política en las presidencias de Senado y Cámara. La coalición de gobierno continuó dominando las mesas directivas.

La presidencia del Senado rotó del partido liberal al de la U y la de la cámara de la U al partido liberal.