A través de un comunicado, la empresa Compensar, antigua arrendataria de donde ahora funcionan las oficinas de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia y del magistrado César Reyes, quien denunció presencia  de unos micrófonos, aclaró que “dichos elementos hacen parte del sistema de comunicación que en su momento fue instalado en la oficina de la Dirección del Consorcio de Salud y la sala de juntas contigua”.

Por otro lado, el consorcio de salud señala en el documento que “los elementos fueron desactivados antes de entregar las instalaciones. Sin embargo, no se retiraron, ya que, en cumplimiento del acuerdo comercial establecido con el propietario del edificio, todas las oficinas se dejaron con el mobiliario”.

Acá la comunicación de la empresa:

Lea también: La Rama Judicial aclara: “no hay micrófonos espías”