Una expedición a una cordillera de aguas profundas, justo al norte de las islas hawaianas, Estados Unidos, ha revelado un antiguo lecho de lago seco pavimentado con lo que parece un camino de ladrillos amarillos.

El área fue encontrada por casualidad por el buque de exploración Nautilus, que actualmente está inspeccionando la cresta Liliʻuokalani dentro del Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea.

Lea también: Tragedia en Boyacá: Tres niños y un adulto murieron ahogados en el lago de Tota

“Esta área marina es una de las mas conservadas del mundo, más grande que todos los parques nacionales de los Estados Unidos combinados, y solo hemos explorado alrededor del 3% de su fondo marino”, informa, Science Alert.

Los investigadores de Ocean Exploration Trust están empujando las fronteras de este desierto, que se encuentra a más de 3000 metros bajo las olas,  Durante todo el día, los investigadores brindan imágenes en vivo, y un video destacado recientemente publicado en YouTube, captura el momento en que los investigadores que operaban el vehículo de aguas profundas tropezaron con el camino.

Quizás le interese: Contraloría detecta giros de subsidios a fallecidos y ‘colados’ en el Sisbén

Por último, a pesar de estar ubicado bajo miles de kilómetros de océano, el lecho del lago descubierto por los investigadores en la cima de la montaña submarina de Nutka parece sorprendentemente seco.