Las autoridades de Hawái emitieron una nueva alerta. El volcán Kilauea podría arrojar material incandescente, cenizas y lava de forma explosiva.

Tras una semana de erupciones, el volcán Kilauea sigue emanando lava desde sus grietas, sin embargo, la nueva preocupación es el riesgo que tiene la montaña de expulsar rocas, fragmentos balísticos y gas de dióxido sulfúrico de manera explosiva.

La emanación sería esta vez desde el cráter en la cima y podía lanzar rocas hasta una distancia de un kilómetro y medio, incluso arrojar escombros del tamaño de un balón de fútbol.

Publicidad

Desde que comenzó a salir lava de las grietas del volcán debido a los sismos ocurridos en la zona, el Kilauea ha destruido al menos 36 inmuebles, y más de 1.700 personas han tenido que ser evacuadas.

La nueva alerta tiene condiciones similares a la gran erupción que ocurrió hace casi un siglo, en 1924.