El patrullero que admitió haber conseguido el arma con la que la policía pretendía probar que el artista callejero Felipe Becerra era un delincuente dice que ha recibido amenazas de muerte en la víspera de su declaración, que involucraría a los oficiales que le dieron órdenes ese día.