El presidente Gustavo Petro le pidió al representante a la Cámara, Miguel Polo Polo, repasar la reforma tributaria luego de una crítica que realizó el congresista acerca de un supuesto punto establecido en el nuevo régimen de impuestos, aprobado este jueves en el pleno de la Cámara.

El representante por la Circunscripción Afrodescendiente había asegurado que en la tributaria estaba establecido un costoso tributo para la ropa que fuera importada.

“Gracias a la reforma tributaria de Petro, toda la ropa importada como Zara, Berska, HyM, entre muchas otras serán 45% más caras que hoy. Gustavo Bolívar y demás ricos, podrán seguir comprando ropa en Miami. Quienes se joden son los pobres que no tienen con qué pagar ese impuesto”, aseguró el congresista mediante un trino.

El presidente Gustavo Petro contestó a la presunta aseveración que había hecho el congresista.

“La reforma tributaria no tiene nada que ver con la ropa importada. Es bueno leerla”, respondió de forma breve el Jefe de Estado colombiano.

Con la nueva reforma, el Gobierno de Gustavo Petro Petro busca recaudar 20 billones de pesos en 2023 (unos 4.000 millones de dólares), cifra inferior a los 25 billones de pesos (unos 5.000 millones de dólares) previstos inicialmente debido a los cambios hechos al proyecto.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, destacó que esta “es la reforma más progresiva de la historia” del país y dijo que los sectores que pagarán más impuestos son los de mayores ingresos.

El proyecto contempla una mayor recaudación de impuestos a personas naturales, la reducción de beneficios fiscales a empresas, la tributación a las bebidas azucaradas, a la exportación de petróleo, carbón y oro según su precio en el mercado internacional, y en la lucha contra la elusión y la evasión.