El Reinado Departamental del Bambuco en Caquetá tiene en el baile del Sanjuanero su principal atractivo. Pero para la señorita Curillo la fiesta fue dolorosa.

Así se preparó durante un año la señorita Curillo, un municipio al sur del Caquetá. Su sueño era representar a su departamento en el Reinado Nacional del Bambuco.

“Tenía que bailar el Sanjuanero”.

Pero en la última prueba, para elegir a la reina departamental por el Caquetá.

“Al momento que me tocó a mi, lo hice bien pero la tarima estaba caliente”

Tanto, que la señorita Curillo literalmente se quemó antes de participar en el evento central de las fiestas de San Pedro, en Neiva.

“Mucho sol, debido a esto tuve quemaduras de segundo grado. Me quemé, me quemé antes de tiempo”.

Ella asegura que el comité organizador del concurso la abandonó a su suerte.

Nunca se presentaron, ni cuando estaba en la clínica, todo corrió por cuenta del alcalde.

“No es conveniente seguir participando en Florencia”

La representante de Curillo, se recupera de las quemaduras en sus pies en un centro médico de la capital del Caquetá, mientras espera el momento en que pueda volver a bailar el Sanjuanero.  Eso si, dice que de ahora en adelante solo practicará de noche.